Búsqueda personalizada

28 feb. 2010

Un secreto a voces: estrellas de Nigeria serían hasta diez años mayores

Jay Jay Okocha, Nwankwo Kanu y Obafemi Martins, serían en realidad mucho más viejos de lo que se pensaba. La FIFA ha tomado cartas en el asunto.





El recuerdo se mantiene fresco. Al fin y al cabo, fue la última vez que vimos a un seleccionado nacional en una Copa Mundial de Fútbol. Los ‘jotitas’ habían llegado a su techo en el torneo de Corea: contra Ghana, sencillamente, Manco, Bazalar y compañía hicieron lo que pudieron.





Físicamente, resultaba casi imposible competir con deportistas evidentemente superiores. En ese momento, setiembre del 2007, todos lo sospechábamos pero nadie estaba en condiciones de demostrarlo con pruebas fehacientes: nuestros rivales no parecían juveniles, aquel equipo de Ghana tenía el porte de un cuadro formado por adultos, no por adolescentes.





LA EDAD SÍ IMPORTA

Y sí, en efecto, es bastante probable que muchos de los futbolistas que dejaron fuera de la competencia al cuadro de J.J. Oré hayan sido mayores de 17 años, incluso más de lo que podríamos imaginar: la práctica de falsear edades entre los cuadros africanos que participan en categorías menores ha sido tan constante y masiva en las dos o tres últimas décadas que la propia FIFA decidió establecer desde el año pasado un nuevo tipo de control científico que tiene un margen de error casi inexistente: el diagnóstico por resonancia magnética, conocido también como prueba de la muñeca.





Pero lo que reveló este fin de semana el diario británico ‘The Guardian’ ya asemeja un (mal) relato de humor negro: según un reporte especial que da cuenta de informes publicados en diversos blogs y páginas web de Nigeria, los jugadores más conocidos y exitosos de ese país africano serían mucho mayores de lo que todos creíamos. Nwankwo Kanu, por ejemplo, no tendría los 33 años que figuran en su pasaporte, sino 42; el veloz Obafemi Martins tendría 32 en lugar de 25; y Jay Jay Okocha sería una década más viejo de lo que aparece en su documento personal.





‘The Guardian’ hace consternado hincapié en el caso del recordado y estrambótico Taribo West, seleccionado nigeriano en Corea-Japón 2002 y dueño del peinado más horrendo en la historia de los mundiales (en todas las categorías), quien se retiró apenas hace dos años: el jugador, según los blogueros nigerianos, estaría rondando ya los 60.





Y todas estas suspicacias no solo han sido alimentadas desde las entrañas siempre cuestionables del ciberespacio. Ken Anugweje, quien hace algún tiempo trabajó como doctor de las ‘Águilas verdes’ y fue miembro de la Federación Nigeriana de Fútbol, no pudo ocultar su desconsuelo luego del estrepitoso fracaso del equipo en la última Copa de África: “Nuestros muchachos son viejos, estamos pagando el precio por mentir tanto respecto de las edades de los futbolistas”.





Y los resultados de esta longeva patraña suelen manifestarse de manera especialmente patética en la forma en que muchas ‘estrellas’ africanas en las categorías menores desaparecen del mapa justamente cuando deberían estar en el apogeo de sus carreras deportivas. Femi Opabunmi, por ejemplo, fue uno de los mejores jugadores del cuadro nigeriano que perdió por penales ante Francia en la final del Mundial Sub 17 del 2001 y, apenas un año después, se convirtió en el tercer futbolista más joven de la historia en jugar una Copa del Mundo de mayores. Lo último que se supo de él fue que en el 2005, cuando supuestamente tenía solo 20 años, fichó por el Chamois Niortais Football Club, de la Tercera División francesa. Nigeria ya fue sancionada por la FIFA por falsear las edades de sus futbolistas (en los Juegos Olímpicos de 1988), como también ha ocurrido con México, que se quedó fuera de Italia 90 por falsificar la edad de cinco jugadores en un Sub 17 anterior.





PRUEBAS IRREFUTABLES
Los nigerianos parecen no escarmentar: cuando la FIFA determinó que se realizara por primera vez el llamado control de la muñeca antes del Mundial Sub 17 que se realizó el año pasado en Nigeria, nada menos que 15 futbolistas de ese país africano fueron inmediata y sospechosamente retirados del equipo nacional (de Gambia salieron 11 de los 18 jugadores que meses antes habían resultado campeones en el torneo africano de la categoría).





Incluso así los nigerianos fueron subcampeones, aunque las denuncias no cesaron: Adokiye Amiesimaka, ex jugador de la selección nigeriana y técnico de inferiores, aseguró que el capitán de aquel combinado Sub 17, Fortune Chukwudi, tenía al menos 25 años cuando participó en el campeonato.





Con estos antecedentes, ahora solo nos queda esperar que en Sudáfrica 2010, en el que naturalmente no habrá límite de edad, los jugadores nigerianos sean tratados con el debido respeto por sus rivales.

0 comentarios:

FUTBOL MUNDIAL 2010 © 2008. Design by :Yanku Templates Sponsored by: Tutorial87 Commentcute