Búsqueda personalizada

26 jul. 2010

Raúl: "Jugar en el Real Madrid es el mayor sueño que pude imaginar"

Raúl González Blanco se despidió este lunes del Real Madrid. El ya ex jugador del conjunto blanco dio una rueda de prensa para despedirse del madridismo después de 16 años como futbolista de la primera plantilla.El delantero se mostró en todo momento emocionado y tras la intervención del presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, Raúl tomo la palabra para agradecer a todo el club blanco lo que le han dado durante sus 16 años como jugador madridista. "Hoy en un día muy duro y muy difícil para mi, en toda mi carrera. Amo el fútbol por casi todas las cosas y ser futbolista del Real Madrid es el mayor sueño que puedo imaginar. Me siento jugador y quiero seguir sintiéndome jugador el tiempo que pueda y que mi cuerpo me lo permita", aseguró el '7' blanco.



"Durante estos años he buscado siempre para este club lo máximo, porque siempre he querido ser fiel a los valores que aquí aprendí desde niño. Hoy mas que nunca quiero que todos sepan que en cada jugada, en cada regate, en cada carrera, en cada desmarque, en cada tiro y en cada gesto en el terreno de juego intente siempre entregar lo mejor de mi mismo", dijo.

"Gracias al club, a todos los que me han apoyado en todos estos años, a los que han estado a mi lado. Nunca los voy a olvidar", dijo. Raúl también se quiso acordar de Jorge Valdano, que fue quien el dio la primera oportunidad y se mostró agradecido a Florentino Pérez por su gran trabajo al frente del club. "Hoy empieza una nueva etapa. He sido muy feliz en el Real Madrid y siempre estaré dispuesto a ayudar al club en todo lo que necesite", sentenció.



La despedida se realizó en el palco de honor del estadio Santiago Bernabéu y al acto asistió el actual entrenador del Real Madrid. Cientos de seguidores quisieron acudir al feudo blanco para agradecer a Raúl todo lo que ha dado al club durante todos estos años. Nada más aparecer en el palco de honor, los seguidores le dieron una calurosa bienvenida a modo de ovación. Antes de que Florentino Pérez y el propio Raúl tomaran la palabra, el club proyectó un vídeo con las mejores imágenes y goles del ya ex jugador madridista.



Raúl, visiblemente emocionado, quiso acercarse a la grada para despedirse de los cientos de seguidores que acudieron al Bernabéu a despedirle. El atacante firmó autógrafos y quiso agradecer todo el apoyo de los aficionados. Los madridistas no pararon de dedicarle cánticos y de aplaudir a un futbolista que ha marcado toda una época en el Real Madrid. Así, Raúl se marcho directo a la sala de prensa del estadio muy emocionado y sin poder contenter las lágrimas.



Jugará fuera en Alemania o Inglaterra

Seguidamente el ya ex delantero del Real Madrid atendió a todos los medios de comunicación y explicó su salida del club. "Ha llegado el momento de marcharme. He tenido sensaciones de que esto tenía que terminar, he vestido muchos años la camiseta del Madrid. Uno ya tiene 33 años y viene gente joven con fuerza. Además era mi última oportunidad para tener una experiencia fuera. He tomado la decisión con mi familia y quiero seguir compitiendo".
Me voy de aquí, pero es un hasta pronto. Animaré siempre al Real Madrid. Mi motivación es seguir jugando al fútbol y de disfrutar de esta profesión. Va a ser un reto bonito para conocer otra cultura", dijo sin confirmar su próximo destino. "He crecido con Guti y él se merecía su despedida. He compartido muchas cosas con él y lloré al verle", reconoció.



"Sería muy duro volver al Santiago Bernabéu con otra camiseta", dijo al ser preguntado por su posible vuelta al feudo blanco con otro equipo. Además, Raúl volvió a recordarse de los aficionados y aseguró sentirse muy "orgulloso". El delantero dijo que la cantera blanca "es buena y seguro que saldrán futbolistas. Siempre va a haber gente que inculcará los valores del Real Madrid

"En este último año la gente me ha visto de muchas cosas menos de jugador. Yo quiero ser fútbolista y en el futuro ya se verá", aseguró Raúl al ser preguntado sobre su posible futuro como entrenador. El futbolista subrayó que tiene muy buenos recuerdos durante su etapa en el Madrid, aunque dijo que "lo mejor que me pasó fue cuando llegué a casa un 28 de octubre y dije a mis padres que me iba de viaje con el primer equipo porque me habían convocado".




Varios medios alemanes viajaron hasta la capital de España para intentar confirmar su llegada al Schalke 04. "El equipo alemán se ha interesado en mí y he tenido conversaciones muy profundas con ellos. En unos días sabré si iré a la Bundesliga, pero hay otros equipos también se han fijado en mí. Lo que tengo claro es que mi futuro está en Alemania o Inglaterra", dijo.



"Si me quedara en el Real Madrid jugaría, y mucho. He hablado hablado con el entrenador y me aseguró que me iban a tratar fenomenal. Pero quiero otra cosa, otra experiencia como futbolista. Mourinho es todo un acierto. Cuando llegó me hizo dudar, pero lo facil era quedarse", reconoció Raúl.



Al ser preguntado por el rival que mejor recuerda, el delantero dijo que "si tengo que elegir me quedo con Pep Guardiola. Pasé una etapa muy bonita con él en la selección española, incluso él fue el que me dio el primer pase de mi primer gol con España. Del Real Madrid, hay muchos jugadores pero de Redonde tengo un gran recuerdo"."Quien lleve el '7' lo hará bien pero lo importante no es el número, sino el escudo del Real Madrid", aseguró a la pregunta de una posible retirada de su dorsal.


Raúl González Blanco se retiró entre aplausos y deseando toda la suerte del mundo al Real Madrid. Se abrazó al director deportivo del Real Madrid, Jorge Valdano, para firmar autógrafos y más tarde abandonar la sala de prensa del conjunto madridista.................."NUNCA VAMOS A OLVIDAR A RAUL"..........

15 jul. 2010

ESPAÑA LA NUEVA CAMPENA DEL MUNDO........

De manera agónica, como no podía ser de otra manera, en la prórroga, con un gol del mago Andrés Iniesta, España fue recompensada por el fútbol después de casi un siglo y alcanzó la anhelada gloria del título mundial al imponerse a una Holanda rácana y alejada de su fútbol habitual.



La selección, campeona de Europa hace dos años en Viena, se coronó en el Soccer City de Johannesburgo como el mejor equipo del momento y rubricó un trienio de ensueño.



Todo un premio a una generación grandiosa, que ha llevado al fútbol español a la excelencia y a las más altas cotas, y todo un castigo para una selección holandesa que distó notablemente de la imagen mostrada hasta ahora y que no fue digna heredera de aquellas generaciones grandes que lideraron Johan Curyff y Marco van Basten, y cayó en su tercera final de un Mundial tras la de Alemania'74 y Argentina'78.



España fue mejor, sin discusión. Pudo haber ganado antes, mucho antes, pero también podía haber perdido si no surge, de nuevo, su gran capitán, Iker Casillas, para amargarle la noche a su ex compañero Arjen Robben.



Del Bosque volvió a confiar en Pedro Rodríguez en detrimento de Fernando Torres tras el espectacular partido que cuajó en semifinales ante Alemania, en tanto que Bert van Marwijk recuperó para la causa, tras cumplir su sanción ante Uruguay, al lateral diestro Van der Wiel y al medio centro De Jong.



España asumió de salida su rol dominador. Llevó las riendas, quizá hasta más de lo esperado ante una Holanda que prácticamente no quiso o no pudo jugar, porque la presión de los pupilos de Del Bosque también se lo impidió.



Lo más extraño fue que el cuadro 'oranje' se dedicó a destruir de manera exagerada, hasta de forma excesivamente brusca para jugadores que se caracterizan por su calidad.



Pero Holanda consiguió lo que quería. Frenar el juego español. El primer cuarto de hora fue alentador para la 'Roja', que mandó con autoridad y tuvo, en doce minutos, tres claras ocasiones para abrir el marcador, dos de Sergio Ramos y una de Villa.



No encontraron el destino y los de Van Marwijk consiguieron frenar la avalancha de fútbol que se les venía encima cortando el juego constantemente aún a costa de tarjetas que pudieron convertirse, sobre todo una patada de Nigel de Jong en el pecho de Xabi Alonso, en rojas.



Holanda tan solo tenía el recurso de los intentos de internada de Robben y la movilidad de Wesley Sneijder, pero le bastaba para ahogar, con el duro trabajo de contención, y secar la fábrica del fútbol español, dificultar la visión de Xavi y las maniobras de Iniesta pese a la movilidad de Pedro y el desgaste delante de Villa.



Las constantes interrupciones acabaron ofreciendo una primera mitad hasta fea, que se cerró con dos ocasiones de Holanda, en un remate fallido de Mathijsen y en un disparo de Robben que sacó Casillas junto a su palo izquierdo.



Hubiera sido un premio demasiado grande para una timorata Holanda y un castigo exagerado para una España que a partir del cuarto de hora no pudo huir de la trampa de su rival, que continuó por los mismos derroteros tras el descanso.



No podía haber fluidez ni continuidad. A la escasez de ideas se le añadía que el partido estaba más tiempo parado que en juego. Y estuvo a punto de aprovecharlo a los 60 minutos Holanda en un balón con el que se hizo Sneijder en el centro del campo, envió en profundidad a Robben, que se quedó solo ante Iker Casillas, pero el guardameta del Real Madrid volvió a convertirse en un 'santo' al sacar el remate de su ex compañero.



Para entonces ya había saltado al campo Jesús Navas en lugar de Pedro. El extremo diestro del Sevilla no tardó en hacerse notar y provocó en una internada una clamorosa ocasión de David Villa, cuyo disparo a gol lo salvó Heitinga.



Decir que el encuentro estaba abierto es decir poco. Se mascaba la tensión. En cualquier momento se podía desnivelar la balanza en uno y otro lado, aunque volvió a ser España, con un remate en solitario de Sergio Ramos que se le marchó alto, la que tuvo su gran opción.



Holanda pareció acusar el tremendo desgaste y se replegó atrás ante el acoso del conjunto de Del Bosque comenzaba a ejercer de manera insistente, pero los tulipanes no estaban muertos. Disponen de una contra letal y Robben de nuevo se plantó ante Iker. El resultado el mismo de antes. El capitán español le arrebató el balón y evitó el gol.



España, pese a la entrada de Cesc Fábregas, no fue capaz de encontrar la dinámica mínima para desbordar nuevamente a un equipo tanto bien plantado atrás como el de Van Marwijk, cuya apuesta estuvo a punto de dar sus frutos pero que no puede ocultar su racanería en cuanto a la fabricación y su excesivo juego duro, que desesperó por momentos a Iniesta y compañía.



Y perdonó España en la prórroga, porque después de un posible penalti de Heitinga a Xavi cuando el barcelonista iba a remachar, Cesc, Iniesta y Jesús Navas tuvieron en sus botas de nuevo la sentencia y no la encontraron.



Del Bosque se jugó su última baza en el descanso del periodo adicional y optó por dar entrada a Fernando Torres en lugar de Villa, quien perdía así la opción de acabar en cabeza en solitario de la tabla de artilleros.



Se le puso de cara a España la última fase cuando Heitinga fue expulsado a falta de once minutos por ver la segunda amarilla al agarrar a Iniesta cuando el barcelonista se iba en solitario.



Holanda ya se dedicó a esperar los penaltis con más claridad que hasta entonces, pero ahí surgió, inconmensurable, Iniesta, que había sido castigado por infinidad de faltas, para, como hizo con el Barcelona en la Liga de Campeones, dar la mayor alegría de la historia al fútbol español.



Quedaban cuatro minutos, más la prolongación, pero Holanda, sin capacidad, echada toda a perder en la destrucción, fue incapaz de arrebatar la gloria a una España que fue sin discusión mejor y se proclamó más que digna campeona del mundo.



Ficha técnica:



0 - Holanda: Stekelenburg; Van der Wiel, Heitinga, Mathijsen, Van Bronckhorst (Braafheid, m.105); Van Bommel, De Jong (Van der Vaart, m.99); Robben, Sneijder, Kuyt (Elia, m.71); y Van Persie.



1 - España: Iker Casillas; Sergio Ramos, Piqué, Puyol, Capdevila; Busquets, Xabi Alonso (Cesc, m.87), Pedro (Navas, m.60), Xavi, Iniesta y Villa (Fernando Torres, m.105).



Goles: 0-1, M.116: Iniesta culmina con un potente disparo cruzado un envío de Cesc.



Árbitro: Howard Webb (ING). Expulsó por doble amonestación a Heitinga (m.109). Amonestó a Van Persie (m.15), Puyol (m.17), Van Bommel (m.22), Sergio Ramos (m.23), De Jong (m.28), Van Bronckhorst (m.54), Capdevila (m.67), Robben (m.84), Van der Wiel (m.111), Mathijsen (m.117) y Xavi (m.21).



Incidencias: Final del Mundial de Sudáfrica 2010 disputada en el estadio Soccer City de Johannesburgo ante 84.490 espectadores. Asistieron, entre otras personalidades, la Reina Sofía, los Príncipes de Asturias, los Príncipes de Holanda, Jan Peter Balkenende, primer ministro holandés, Jakob Zuma, presidente de Sudáfrica, presidentes de varios países africanos, Joseph Blatter, presidente de la FIFA, Jacques Rogge, presidente del COI, Desmond Tutu, premio Nobel de la Paz, el Príncipe Alberto de Mónaco, Jaime Lissavetzky, secretario de Estado para el Deporte, deportistas como Rafa Nadal y Pau Gasol, el tenor Plácido Domingo, y grandes figuras del fútbol como Fabio Cannavaro, Marcel Desailly, Lothar Matthaeus, George Weah y Roger Milla. Antes de iniciarse el partido la temperatura era de 14 grados, había una humedad del 34 por ciento y una velocidad del viento de 5 metros por segundo. Luego bajó notablemente.
FUTBOL MUNDIAL 2010 © 2008. Design by :Yanku Templates Sponsored by: Tutorial87 Commentcute