Búsqueda personalizada

24 feb. 2010

Fútbol y esperanza para Haití......Espero algun dia que los jugadores del mundo se unan en un partido por la causa haitiana.

El reencuentro es emotivo. Este martes 9 de febrero, Joseph Blatter volvía a ver por primera vez a Yves Jean-Bart, Presidente de la Asociación Haitiana de Fútbol, desde el terrorífico temblor de tierra que tuvo lugar el pasado 12 de enero. "Teníamos noticias indirectas, pero no llegábamos a ponernos en contacto con el Sr. Jean-Bart justo después del terremoto. Al cabo de unos días, pude hablar con él por teléfono y puedo asegurarles que entonces sentí un gran alivio", explica el Presidente de la FIFA.



Jean-Bart aún arrastra algunas secuelas físicas del drama. Todavía lleva vendados varios dedos de la mano derecha, que resultaron aplastados, y nos enseña el codo que le acaban de operar. "Yo huía a todo correr de la sede cuando un bloque de piedra me cayó sobre la espalda y el hombro. Duele, pero estoy vivo. Jean-Yves Labaze, el entrenador de la selección sub-17, que venía detrás de mí, no tuvo la misma suerte", señala el Presidente de la Asociación Haitiana. "El temblor de tierra tuvo lugar hacia las cinco de la tarde. A esa hora muchos de nuestros jugadores estaban entrenándose, lo cual tal vez les haya salvado la vida. En cambio, todos o casi todos han sufrido pérdidas en sus familias", añade.



A fecha de hoy, los cálculos de los daños que ha sufrido el país son muy aproximativos, pero algunas cifras provistas por las Naciones Unidas hablan por sí mismas: entre 100.000 y 150.000 muertos, 1.100.000 sin techo, 700.000 necesitados de primeros auxilios, 200.000 faltos de alimentación, 500.000 desplazados que han huído de Puerto Príncipe al campo.


Los empleados de la Asociación Haitiana de Fútbol no han escapado a la desgracia y Jean-Bart enumera las víctimas como si desgranara las cuentas de un rosario. "La masajista del equipo nacional, el cámara, el director ejecutivo, y tantos otros… Es imposible hacer un balance preciso por el momento", comenta con tristeza. La Asociación tiene necesidad de muchas cosas. Los edificios de la sede se han hundido. "Ni siquiera tenemos el dinero para pagar la maquinaria pesada que hace falta para retirar los escombros. Estimamos que hay por lo menos 33 cuerpos sepultados. Y además hemos perdido todo nuestro patrimonio, todo nuestro sistema administrativo", se lamenta Jean-Bart.



Miles de sin techo se han instalado en el campo de hierba artificial que fue construido justo antes del "Partido de la Paz", disputado entre las selecciones de Haití y Brasil en 2004. En cuanto al centro de alojamiento de las selecciones nacionales, edificado gracias al Proyecto Goal, que ha quedado intacto a excepción de la valla, se ha puesto a disposición de los futbolistas y de sus familias. El 4 de febrero, la FIFA decidió desbloquear fondos para ayudar: "La Comisión de Finanzas ha decidido otorgar una ayuda suplementaria de tres millones de dólares. Después de la catástrofe, ya ofrecimos una ayuda de urgencia de 250.000 dólares", detalla el Presidente Blatter. Estos tres millones de dólares se hallan depositados en un fondo de asistencia y serán gestionados por la FIFA desde Zúrich, en función de los proyectos que se determinen.



En medio de este inmenso caos, el Presidente Jean-Bart intenta ordenar las prioridades. "Lo primero es ayudar a los deportistas a retomar su vida normal. A continuación queremos recuperar los terrenos que aún sirven como lugares de auxilio. Por último, queremos reanudar lo antes posible las actividades de competición. Los clubes del Racing CH y del Tempête ya están pidiendo reintegrarse a la Liga de Campeones de la CONCACAF", indica.



La idea parece una locura apenas unas semanas después del cataclismo. Pero la esperanza es vital en estos momentos. "Hemos distribuido por los campos los balones de la FIFA que nos quedaban. Es increíble: en medio de las ruinas, los jóvenes quieren jugar. El fútbol forma parte integrante de nuestra sociedad. Por eso es importante reiniciar la práctica del fútbol, para recobrar un poco de serenidad y de alegría", analiza Jean-Bart.



"En la vida hay milagros. El fútbol continúa y aporta esperanza y emociones. Pero también hace falta dinero para reconstruir y volver a empezar. Por este motivo, la FIFA ha creado este fondo", añade el Presidente Blatter. El dinero está ahí; ahora hace falta planificar cómo emplearlo. "El campo de Petit Goave, golpeado durante el seísmo, fue rematado por una réplica; el estadio de Léogâne, situado en el epicentro del temblor, quedó totalmente destruido. Hay numerosas instalaciones en obras. Pero el fútbol no estaba concentrado en Puerto Príncipe y eso es bueno, porque la provincia se ha salvado relativamente del desastre, lo que debería permitirnos volver a empezar con buen pie", estima el Presidente de la Asociación Haitiana.



El trabajo es inmenso, pero Haití puede contar con la solidaridad de la familia del fútbol. "Aparte de la FIFA, que está haciendo un esfuerzo sin precedentes con este fondo de tres millones, se han movilizado numerosos clubes, asociaciones y organizaciones de fútbol; y se han disputado y se disputarán partidos de solidaridad. La noción de 'familia del fútbol' cobra todo su sentido en estos momentos", concluye Jean-Bart.

1 comentarios:

Billy dijo...

Que desastre... espero que si, que se haga algo con todas las estrellas del planeta fútbol, en este tipo de catastrofes siempre hay mucho apoyo al principio pero luego se van olvidando, espero que siga el apoyo para el pueblo haitiano.

FUTBOL MUNDIAL 2010 © 2008. Design by :Yanku Templates Sponsored by: Tutorial87 Commentcute