Búsqueda personalizada

18 abr. 2011

Final Madrid-Barça en Mestalla a 28 días de la guerra civil de 1936...

Nadie hubiera dicho en Valencia el 21 de junio de 1936 que 28 días después España iba a ser una país en llamas y que empezaba a destruirse en una guerra civil que llegaría hasta 1939. Aquel calurosos domingo, las calles de la Capital del Turia estaban invadidas por seguidores del Real Madrid y el Barcelona, protagonistas por primera vez de una final de la Copa y dando un ejemplo de convivencia.




Mestalla, como va a pasar este año, se quedó pequeño, muy pequeño. "Podíamos haber llenado tres veces el estadio", decía horas antes del partido el presidente de la Nacional, como entonces se conocía a la Federación, García Durán. La prensa publicó una nota federativa explicando que no había manera posible de conseguir entradas el día de la final. La capacidad legal de Mestalla era de 19.000 espectadores, pero todo el mundo cifró en 22.000 las personas que vieron en directo el triunfo del Madrid.



Cada equipo se llevó 4.500 entradas y el resto fue para compromisos federativos. Con precios a seis pesetas en taquilla, la reventa llegó a cobrar hasta 70 y muchos socios del Valencia vendieron sus pases por 25 pesetas. La recaudación se acercó a las 150.000 pesetas.



Alojado el Madrid en el hotel Inglés y el Barça en el Internacional, las horas previas a la final daban a los blancos un cierto favoritismo. El partido fue malo y Zamora hizo a Escolá una de aquellas paradas que le convirtieron en mito. El triunfo blanco fue calificado de justo, aunque los azulgrana se quejaron de un posible penalti que el aragonés Ostalé convirtió en un simple corner.



Ricardo Zamora recibió el trofeo de manos del presidente de la Federación y no de la máxima autoridad que estaba en el palco, Mariano Ruiz-Funes, ministro de Agricultura de la II República. El capitán del Barcelona, Vantolrá, fue durísimo con su equipo: "Tengo que pedir perdón a la afición. He sentido vergüenza por momentos de ser el capitán de este equipo. Baste decir que con un poco de entrega habríamos sido campeones de España".



Tras la final, los dos equipos cenaron juntos en Valencia invitados por la Federación. Eran otros tiempos. El campeón llegó a la estación de Atocha a las ocho y media de la tarde del día siguiente. El recibimiento fue espectacular con Zamora como gran héroe. Al equipo le costó atravesar la marea humana para llegar al autobús que le había puesto el club para llegar a la sede del club y ser allí homenajeados. El Barça anunciaba cuatro días después de la final el fichaje de Urquiaga, el portero que había sido campeón de Liga con el Betis en 1935. Eran otros tiempos, pero un fichaje siempre ha sido una buena solución a una derrota.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues al final la final se la llevo el Madrid, pero bueno, muchas gracias por el video que nos has puesto!

Our dijo...

Pues al final la final se la llevo el Madrid, pero bueno, muchas gracias por el video que nos has puesto!

Pay per head bookmaking dijo...

bueno yo soy muy joven como para haber visto ese partido, pero mi abuelo y mi papá me contaron que fue una final muy emocionante

App Developers Gurgaon dijo...

Very great post. I simply stumbled upon your blog and wanted to say that I have really enjoyed browsing your weblog posts. After all I’ll be subscribing on your feed and I am hoping you write again very soon!

FUTBOL MUNDIAL 2010 © 2008. Design by :Yanku Templates Sponsored by: Tutorial87 Commentcute